Articles

Still A Dream - Español

En el año 1998 encontré en la biblioteca pública de Downers Grove, en el estado de Illinois, donde resido con mi familia, un libro que estaba siendo desechado. Lo compré por 50 centavos de dólar. Su título es My Shalom My Peace. Paintings and Poems by Jewish and Arab Children (Mi shalom, mi paz. Pinturas y poemas por niños judíos y árabes). Publicado originalmente en Israel en el año 1974, en hebreo, fue posteriormente traducido al inglés y publicado por Sabra Books, Tel Aviv, en 1975. El libro, que fuera distribuido en los E.E.U.U. por la editorial McGraw-Hill, está actualmente fuera de circulación.

Al comenzar a leer el libro quede inmediatamente cautivado por la honestidad y la simplicidad de la poesía y por la inocencia y el realismo de los dibujos. Pensé que lo único que faltaba allí era música así que un buen día, luego de haber vivido con los poemas por cuatro o cinco meses, decidí intentar musicalizar algunos de ellos. A la semana de haber comenzado el proyecto ya tenía compuestas tres canciones. Y aun sigo componiendo. Llevo ya más de veinte poemas musicalizados y la música sigue fluyendo de manera inexplicable.

Ese mismo año, 1998, visité Palestina/Israel. Este viaje hizo que los poemas adquirieran vida, con rostros de niños y niñas que vi en la tierra santa. En el año 2005, siete años después de haber comenzado el proyecto, decidí grabar un compact y utilizar los ingresos para crear becas para niños carenciados en Palestina e Israel. En diciembre del año 2006 lancé el primer álbum bajo el título Still a Dream (Todavia un sueño), un idea que tomé de uno de poemas.

Estoy profundamente agradecido a todos los que han cooperado en este primer proyecto. Los niños de la iglesia metodista The Chicago Temple, en Chicago, Illinois, deben recibir una felicitación especial por los maravillosos dibujos que ilustran la portada del primer CD y la página de internet. Su creatividad, junto con la de los autores de los poemas, me ha inspirado y bendecido. En el año 2009 comencé a grabar un segundo álbum. Esta vez, además de los poemas de niños judíos y árabes, incluí algunos de niños argentinos que viven en condiciones de extrema pobreza en una de las villas de emergencia de Buenos Aires conocida con el nombre de La Ciudad Oculta, un lugar en donde la droga, la prostitución, el desempleo, y la violencia familiar han hecho estragos entre los miles de personas que viven allí. Estas poesías expresan de forma conmovedora la situación desesperada en que viven, así como también la porfiada esperanza de un mañana mejor. Junto con los niños de Israel y Palestina, estos niños nos recuerdan cuánto queda por delante para hacer de nuestro mundo un lugar que todos, pero especialmente los niños, puedan disfrutar plenamente. Lancé este álbum en octubre del año 2010 y lo titulé Beyond the Gate (Más allá de la puerta), una idea que, de nuevo, tomé de uno de los poemas y que apunta justamente a ese futuro aun sin realizar.

En marzo del año 2007 comencé a hacer recitales en iglesias y en eventos especiales con una banda de voluntarios formada por miembros de mi familia y amigos. En la actualidad la banda cuenta con nueve integrantes, y hemos realizado veintisiete conciertos. El 80% de lo recaudado en estos conciertos, como producto de la venta de los CDs, es destinado a dos escuelas, una en Palestina, Hope Secondary School, y la otra en Buenos Aires, Sueñitos, un hogar maternal situado en La Ciudad Oculta.

Ofrezco estas canciones como un homenaje a los autores de estos poemas, niños judíos y árabes que ya en 1974 escribieron sobre su anhelo de paz, y chicos argentinos que aún en 2012 no han encontrado la dignidad de vida que se merecen. Quiero unirme a ellos, y a muchos otros alrededor del mundo, en un canto universal por armonía y entendimiento que supere las barreras sociales, étnicas y religiosas que nosotros los humanos hemos construido. Mi clamor es sólo una gota de agua en la inmensidad de las necesidades del mundo pero si logra beneficiar aunque más no sea a alguno de estos niños y hacer que sus vidas valgan la pena vivirlas, entonces es válido. Al apoyar este proyecto ustedes ayudaran a construir lo que hoy todavía es un sueño.